Buscar

Curva Diagonal

Deporte – ciencia

Etiqueta

Selección Paraguaya

Paraguay se venga del imperio brasileño

con-furia-asi-grito-el-topo-caceres-su-conversion_970_598_1247994

por BRUNO RIVAS

A pesar de que la frase se ha repetido hasta el cansancio, no deja de ser cierta: el fútbol da revanchas. Algunas de ellas van más allá de lo deportivo y reivindican hitos políticos propios del mundo real. Pese a que su trascendencia social es mínima, el alcance emocional de una victoria futbolística puede llegar a ser similar al de una revolución. Por eso las victorias de Argentina sobre Inglaterra tienen sabor a revancha histórica o los encuentros entre Alemania y Turquía se dan en un ambiente particular. En esa línea podemos ubicar a la victoria de Paraguay sobre Brasil en los cuartos de final de la Copa América.

Los paraguayos aún recuerdan con dolor a la Guerra de la Triple Alianza ocurrida en el siglo XIX. En ella, el país guaraní se enfrentó a tres de sus vecinos: Brasil, Argentina y Uruguay. La razón fue la invasión del Imperio Brasileño a territorio uruguayo que el mandatario paraguayo de entonces había jurado defender. El conflicto culminó con una derrota paraguaya que alcanzó la calificación de desastre demográfico y político. Como consecuencia de la guerra, los guaraníes perdieron entre el 50% y el 85% de su población y buena parte de los territorios disputados con Brasil. Algunos historiadores afirman que las consecuencias del conflicto se expresan hasta hoy y explican los altos niveles de pobreza del país sudamericano.

El sábado, Paraguay se volvió a enfrentar al Imperio Brasileño. Sin embargo, esta vez las circunstancias fueron absolutamente distintas. Al encuentro en Concepción llegaron las peores tropas brasileñas, unas incapaces de poder arrasar a una escuadra paraguaya ordenada y valiente. Solo refuerzos argentinos y uruguayos le hubiesen permitido a la verdeamarela conseguir un resultado abrumador frente a los guaraníes. Pese a eso, los brasileños empezaron intentando revalidar su otrora espíritu imperial. Comenzaron ganando con un gol de Robinho, quien antes era visto como uno de sus principales generales. Un primer tiempo con pocos ataques provocó que algunos ilusos pensaran que los albirrojos no podrían recuperar terreno; sin embargo, la segunda parte fue otra historia. A punta de coraje y aprovechando un error en la zona defensiva brasileña, empataron y llevaron el encuentro a los penales.  

En la definición final, Paraguay mostró un carácter que por estos días no se ve en Brasil. Los guaraníes sacaron de carrera a un equipo que no había hecho méritos para llegar a cuartos de final. Y confirmaron lo que habían puesto en evidencia cuatro años atrás en otra ronda de penales: que Brasil ya no es el gran imperio continental de antaño. Ahora a los albirrojos les toca enfrentar a otra selección que participó en la Guerra de la Triple Alianza. Esta vez sí se enfrenta a una tropa de élite pero quien sabe de repente se concreta otra reivindicación histórica.

Paraguay vuelve a ser aceptado en el Mercosur

barrios

por BRUNO RIVAS

Para Paraguay los días más duros han pasado. Ha salido invicta de la primera fase de la Copa América de Chile en un grupo en el que se encontró con rivales de sumo cuidado. En partidos sumamente disputados, la selección albirroja logró levantar resultados adversos ante Argentina y Uruguay. Con sus empates ante las poderosas escuadras del Río de la Plata, los paraguayos no solo lograron la clasificación a los cuartos final del torneo sino que han recuperado su posición en el continente.

Las eliminatorias para Brasil 2014 fueron las peores para los albirrojos en veinte años. Tras clasificar a cuatro mundiales consecutivos, los guaraníes quedaron últimos en la última competición continental. Durante toda la campaña, la selección paraguaya careció de liderazgo sostenido. Los malos resultados provocaron la salida de Francisco Arce, Gerardo Pelusso y hundieron en el desprestigio a Víctor Genes. Parecían muy lejanos los días en los que ponían en aprietos a España en los cuartos de final del mundial de Sudáfrica o en los que disputaban con Uruguay la final de la Copa América de Argentina. Las puertas del mundo se le cerraron a los paraguayos.

Por esos días Paraguay también era políticamente un paria. En junio del 2012, el golpe congresal contra el presidente Fernando Lugo provocaba la suspensión del país guaraní de la Unasur y del Mercosur. Una economía que había logrado sus máximos históricos meses atrás era bloqueada por sus aliados regionales. Durante poco más de un año, tuvo que sufrir la condición de apestado. Recién, en julio del 2013, a tres meses del fin de las eliminatorias mundialistas, se le levantó el castigo.

Hoy en día, el país guaraní ya no es un apestado político ni futbolístico. Con los liderazgos de Horacio Cartes y Ramón Díaz, respectivamente, ha vuelto a insertarse en los mercados continentales. Si bien la para les costó caro, están empezando a cosechar resultados. Las cifras macroeconómicas se mueven a buen ritmo en tiempos en que Lucas Barrios le anota a Argentina y Uruguay. La albirroja ha vuelto a ser vista con respeto en el competitivo mercado sudamericano.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑