Buscar

Curva Diagonal

Deporte – ciencia

Etiqueta

Selección Colombia

Argentina-Colombia y la crisis de confianza

por BRUNO RIVAS

Para ganar primero hay que acostumbrarse. Uno tiene que estar convencido de que lo que le corresponde es levantar copas y acumular títulos. Que avanzar rondas es solo un mero trámite. Que el resultado ya está escrito. Sin esa convicción es bastante probable que uno no sea capaz de entregarse al éxito. Y que uno termine pateando el balón muy lejos del arco. El encuentro disputado ayer en Viña del Mar enfrentó a un equipo acostumbrado al fracaso y a otro al que le es cada vez más difícil recordar lo que es la gloria.

La selección colombiana ha hecho de la decepción una norma. Desde que su fútbol es visto como uno de los mejores del continente, allá por la década del noventa, no ha estado a la altura de las expectativas. En 1994, luego de haber goleado 5 a 0 a Argentina en Buenos Aires, el fantástico equipo de Valderrama, Rincón y Asprilla fue un fiasco en el mundial y fue eliminado en primera ronda. Cuatro años después, en Francia, repitió la performance y regresó a casa temprano. Ni si quiera la Copa América que ganó en casa en el 2001 le devolvió el prestigio ya que el torneo quedó deslucido por la ausencia de Argentina y del primer equipo brasileño. Tras sus dos fracasos mundialistas, le tocó una ausencia de alegrías que duró hasta el 2014. En Brasil, la nueva generación de estrellas ilusionó a todos. Una primera ronda de ensueño y su gran actuación contra Uruguay provocó que muchos creyeran que James y compañía podrían eliminar a una deslucida Brasil. Sin embargo, los colombianos volvieron a achicarse ante las circunstancias y acumularon una decepción más.

2A03F12A00000578-0-image-a-7_1435364695821

Por su parte, actualmente Argentina juega con una generación que ha aprendido a convivir con el fracaso. La albiceleste no gana un torneo importante de selecciones desde la Copa América de Ecuador en 1993. A partir de esa fecha ha sufrido eliminaciones constantes, varias de ellas bastante dolorosas. En Mundiales y Copas América, sus rivales históricos, Alemania y Brasil, lo han goleado o arrebatado finales en tiempo extra. El recuerdo de un capitán argentino alzando una trofeo se hace cada vez más lejano. Y dicho historial de derrotas se refleja en una crisis de confianza que suele acosar a sus principales estrellas.        

Ayer, en Chile, los fantasmas de los dos equipos volvieron a manifestarse. La otrora favorita Colombia se achicó una vez más. Por su parte, Argentina volvió a mostrarse incapaz de actuar como un grande. A pesar del buen fútbol desplegado, los gauchos parecían estar a punto de repetir otro fracaso. Y esa falta de relación con la gloria se manifestó durante la ronda de penales. Mientras Argentina desperdició dos oportunidades de llevarse el partido, Colombia no aprovechó los golpes anímicos sufridos por su rival. Solo un hombre relacionado con el éxito logró mostrar cuál es el camino correcto. Quizás el gol de Tévez le devuelva la confianza a la albiceleste. Es posible que su victoria por penales sobre Colombia le permita a Argentina recuperar la memoria.

 

Yo soy tu padre

por BRUNO RIVAS

Ya lo dijo Freud: nuestro primer rival es nuestro padre. La personalidad de cada individuo se constituye a partir de una derrota sufrida a costa de nuestro progenitor. Es el padre el encargado de hacerle ver al niño que no puede vivir atado a su madre y que es necesario que desee a otra persona. Si no se diera ese suceso viviríamos atados al narcisismo y nunca nos integraríamos a la sociedad. Por eso no es raro que por nuestro padre haya una combinación de resentimiento y gratitud. Quizás esa mixtura de sentimientos explique el resultado del encuentro entre Perú y Colombia.

colombiano nacional cueto de la rosa 1982 f

Durante mucho tiempo, los colombianos vieron al fútbol peruano con envidia. Una y otra vez, nuestro balompié se mostraba como superior al de ellos. Desde los cincuenta hasta los ochenta, figuras rojiblancas como Valeriano López, ‘Titina’ Castillo, ‘Tito’ Drago, César Cueto, Guillermo La Rosa, Julio César Uribe, Eduardo Malásquez, entre otros, dieron cátedra en los clubes colombianos. En la final de la Copa América del 75, Hugo Sotil bailó y venció al ídolo de Cali Pedro Zape. Asimismo, durante los veinte años que la escuadra amarilla no podía acceder a los mundiales, la blanquirroja tuvo su etapa de gloria. Incluso, en el 81, la eliminación fue cortesía de sus vecinos del sur. La paternidad era evidente y forjó un deseo en Colombia: para acceder al fútbol mundial había que jugar como Perú.

Justamente, en los ochenta toda una generación de futbolistas colombianos creció observando a los cracks peruanos. Y cuando el fútbol incaico entró en decadencia, el cafetero tomó la posta. El ‘Pibe’ Valderrama, Freddy Rincón y el ‘Tino’ Asprilla ocuparon el lugar de Cueto, La Rosa y Malásquez. Los hijos adoptivos de los cracks peruanos llegaron a tres mundiales seguidos, Italia 90, EE.UU. 94 y Francia 98, rindiendo tributo al buen juego heredado. Y estaban tan hechos a la medida de sus progenitores que llegaron a mostrar la misma irregularidad. Cuando eran los grandes favoritos de EE.UU. 94, imitaron el fiasco de la selección peruana en España 82. Regresaron sin pena ni gloria tras ser derrotados por equipos aparentemente inferiores.

perúcolombiapadre

Desde entonces, Colombia le ha mostrado a su alicaído padre más resentimiento que gratitud. Una serie de goleadas en casa y victorias de visitante de colombianos sobre peruanos, han hecho olvidar aquellas épocas en las que los cafeteros anhelaban ser como los incaicos. Tanto así que son pocos los que reconocen esa paternidad. Sin embargo, de vez en cuando, el parentesco es reconocido. Cuatro años atrás en Argentina, los cafeteros tuvieron que agachar la cabeza ante Perú. Y hoy, en el día del padre, se volvió a respetar la tradición. En Temuco, los colombianos fueron maniatados y, a pesar de sus violentos berrinches, tuvieron bajar las revoluciones. A regañadientes concedieron un resultado que le ha permitido a la selección peruana acceder a los cuartos de final de la Copa América. Un empate que es el regalo forzado propio de la fecha. Por más que finja olvidarlo, Colombia sabe quién fue el que lo llevó de la mano al fútbol mundial.

Colombia, el nuevo productor de materias primas

por BRUNO RIVAS

Durante décadas, en el intercambio de bienes mundial, al continente americano se le ha asignado el rol de productor de materia primas. Los más valiosos commodities de este lado del mundo han terminado en las zonas más desarrolladas del planeta. Como resultado de ese intercambio, las joyas de Latinoamérica terminan siendo pulidas y aprovechadas por los países más poderosos de Europa. Durante décadas, los negociantes europeos centraron sus inversiones en las zonas cercanas al Atlántico. No obstante, la producción de los últimos años los está empujando hacia el oeste. Ahora tienen que mirar hacia Colombia.

El encuentro entre Colombia y Brasil ha dejado bien en claro de dónde proceden actualmente las joyas de Latinoamérica. Si bien, la verdeamarela cuenta con el diamante en bruto más valioso del continente, Neymar; los cafeteros poseen una mayor cantidad de piedras preciosas. James, Cuadrado, Teo Gutiérrez, Bacca son solo algunas de las joyas con las que cuenta la escuadra tricolor. La mayoría de ellas han sido perfeccionadas en las mejores joyerías de Italia, España e Inglaterra y los resultados saltan a la vista. El exceso que antes provenía del gigante sudamericano ahora se ha trasladado a su vecino del oeste. Ahora los tacos y quiebres provienen del Mar Caribe, los tiros errados le pertenecen al otro lado de la Amazonía.

colombia

Si bien Colombia vive actualmente en el lujo, es importante que sepa gestionar su condición de nuevo rico. No sería prudente limitarse a ser un productor de materias primas. Tiene que dar el paso a la industrialización ya que en otros campeonatos ya ha sufrido los resultados de no saber gestionar la riqueza. En instancias mundialistas ha terminado siendo eliminado por equipos con menos commodities. Incluso en Chile mostró su bache de siempre al caer frente a la árida Venezuela.

La victoria sobre Brasil en Santiago de Chile es una buena señal para los cafeteros. Ha logrado superar sin atenuantes al equipo que lo sacó de carrera un año atrás. Por fin ha reconocido su potencial y le ha sabido sacar provecho. Sin embargo, este es recién el comienzo. Aún tiene que demostrar que su producción está por encima de la que se cosecha en el Río de la Plata. Solo si muestra que su mercancía es superior a la argentina terminará de convencer a los inversores del Viejo Continente. El negocio aún no está cerrado.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑