Mayweather

por Bruno Rivas

La wikipedia ya describe a Floyd ‘Money’ Mayweather como un ex boxeador profesional. Si le creemos al que fuera campeón mundial en cinco divisiones distintas, la pelea realizada contra André Berto habría sido la última de su brillante carrera. Una en la que, como es su costumbre, ganó sin complicaciones y en la que se dio el lujo hasta de bailar.  El sábado, al concluir el combate, se arrodilló y miró al cielo como agradeciendo al altísimo por haber igualado el récord de 49-0 de Rocky Marciano, una de las máximas glorias del pugilismo. Posteriormente, en entrevista en el ring se ratificó en su deseo de abandonar los cuadriláteros. Para ‘Money’ ha llegado el momento de descansar.

Muchos no extrañarán a Mayweather ya que su estilo no es muy apreciado. Tras la llamada ‘pelea del siglo’ que protagonizó con Manny Pacquiao, las críticas a su propuesta defensiva abundaron. También fue criticado en el 2011 por haber knockeado a Víctor Ortiz cuando se estaba disculpando. Asimismo, a los especialistas no les gusta que se burle de sus rivales con bailes o provocaciones, que pose con fajos de billetes o que entre al ring acompañado por Justin Bieber. Por esas razones la carrera de ‘Pretty Boy’ ha estado relacionada con la controversia.

Todas las críticas que recibe ‘Money’ pueden ser vinculadas con su apodo. El campeón invicto ha dejado bien en claro que su estilo tanto fuera como dentro del ring  obedecen  a una estrategia de acumulación de dinero. Mayweather ha calculado toda su carrera tomando en consideración su cuenta bancaria.  Cada golpe, amarre o declaración se realizó siguiendo la sinfonía de las cajas registradoras.  Y es que el éxito de Mayweather radica en ser el boxeador que mejor ha sabido leer a su época. En una etapa histórica en la cual los mártires han desaparecido, en la que los boxeadores no son figuras que busquen hazañas épicas, ‘Pretty boy’ encaja perfectamente. Si estamos en un mundo en el cual el mandato es consumir y  divertirse, ‘Money’ es el campeón adecuado.

Por eso Mayweather se retira tras alcanzar a Marciano. Se va porque no quiere acabar como los boxeadores que dejaron su salud en el cuadrilátero. Se va como el oficinista que cumplió sus ocho horas laborales. Parece que tendremos que acostumbrarnos a un ring sin dinero. Sin embargo, quién sabe, de repente el combate del sábado no termina siendo el último. Como dicen “el dinero llama al dinero”. Quizás una vez más, un contrato jugoso anima a ‘Pretty Boy’ a retornar. Al boxeador que duerme entre fajos de billetes en el futuro podría interesarle una nueva almohada de dólares.