Buscar

Curva Diagonal

Deporte – ciencia

Etiqueta

Selección Chilena

Chile, el campeón adecuado

por BRUNO RIVAS

Chile es un justo campeón. Sería mezquino no reconocerlo. En un torneo en el que se jugó al límite de lo permitido -en realidad la línea fue cruzada en muchas oportunidades- fue la selección que supo sobrevivir. En un campeonato que tuvo por momentos aires de batalla campal, la roja fue la escuadra que le sacó provecho a su conocimiento del terreno. Chile alcanzó la gloria en una Copa América que se ajustó a su medida.

Mucho se ha comentado sobre fallos arbitrales que favorecieron al local. Sin embargo, los errores de los colegiados se dieron en varios partidos del torneo. No solo Chile se benefició de las fallas. Venezuela, Colombia, Uruguay e incluso el Perú le sacaron provecho a una mala decisión arbitral.   El juego violento fue permitido durante toda la copa y las grandes estrellas venidas de Europa lo sufrieron. Neymar, Messi, Cavani, James, fueron golpeados una y otra vez. Este ambiente inclinó la balanza hacia los equipos que tienen vocación por la destrucción.

La primera sorpresa del campeonato, la victoria de Venezuela sobre Colombia, fue la que marcó la ruta de lo que iba a ser el campeonato. El triunfo de la vinotinto, basado en el orden y en la desconexión de los circuitos del rival, indicó que iba ser un torneo en el que las defensas se iban a imponer sobre los ataques. Si Perú y Paraguay lograron llegar a las instancias finales del campeonato fue por su aplicación en sus retaguardias. El orden y la disciplina de sus equipos le dieron réditos a Ricardo Gareca y a Ramón Diaz y les otorgaron el tercer y cuarto puesto respectivamente.

Por lo tanto, en un campeonato como el descrito parece lógico que haya triunfado la propuesta de Sampaoli. Las grandes hazañas de la roja se han basado en mantener el orden y presionar al rival en los partidos cruciales. Aplicando esa estrategia sacó de carrera a España y estuvo a un palo de eliminar a Brasil en el mundial del 2014. Aceptar la condición de escuadra menor le calza perfecto a Chile. Justamente por eso le costó sacar adelante partidos en los que partía como favorito. Si sufrió para ganarle a Ecuador, Uruguay y Perú y empató en extremis con México, es porque no se siente cómodo a la ofensiva. Le cuesta mucho saber que no está en la obligación de ahogar a los creativos rivales. Claramente, ese problema no lo tuvo en la final contra Argentina.

 Noticia-12893-chile_argentina_3

La albiceleste llegó como clara favorita a la final de Santiago. Durante todo el campeonato había mostrado el mejor juego y parecía haber llegado a su pico de rendimiento en la goleada de 6 a 1 sobre Paraguay. Sin embargo, los fantasmas que la persiguen desde hace 22 años volvieron a aparecer en el estadio Nacional. Argentina volvió a dejar en claro que se ha olvidado de ganar. Tal como ocurrió contra Colombia en cuartos y en la final del mundial contra Alemania, sus estrellas fallaron en los últimos metros. Pese a que tienen todo para convertirse en el imperio continental con miras mundiales, no son capaces de dar el golpe final. Los albicelestes vuelven a fracasar en sus gestas internacionales.

A diferencia de su rival, Chile sí mostró temple en la batalla final. Se paró firmemente en zonas defensivas y logró desconectar a la artillería albiceleste. Diaz, Medel y Vidal se erigieron como baluartes y se impusieron sobre las estrellas argentinas. La roja llevó el partido a su ritmo asfixiando a su rival. Su estrategia paciente indicaba que los sueños estaban convencidos que el paso del tiempo solo podía favorecerlo. En los tiros de penal mostró que la escuadra de Sampaoli no le tiene miedo al triunfo. Chile ha conquistado América por primera vez. Quizás no le alcance para triunfar luego en campañas mundialistas pero hoy por hoy posee merecidamente el podio continental.  

La infamia de Santiago

por BRUNO RIVAS

Para cambiar la historia es preciso realizar una gran hazaña. Sin embargo, y lamentablemente, también existe otro camino: el de recurrir a la infamia. El asesinato de un mandatario, la traición a un aliado o la consumación de un genocidio son acciones que han cambiado el destino de pueblos enteros. En su adecuada dimensión, el fútbol ha tomado con frecuencia la segunda ruta. ‘Manos de Dios’, goles fantasmas o patadas arteras le han permitido a algunas selecciones ganar partidos clave e incluso campeonatos. El miércoles en el estadio Nacional de Santiago de Chile se escribió un capítulo más de esta penosa trama.

Ayer, la selección chilena no solo se enfrentaba a uno de los equipos más difíciles de Sudamérica; también debían derrotar a un fantasma poderoso: el de las estadísticas. La escuadra roja había perdido en 18 de los 28 encuentros disputados contra la celeste. Asimismo, su récord de cero títulos continentales languidecía frente a los quince de los charrúas. Los de Sampaoli eran conscientes de que para vencer a Uruguay y mantener latente el sueño de levantar la Copa América había que hacer algo extraordinario. Había que jugar para cambiar la historia.

‘La Roja’ empezó el encuentro mostrando no estar a la altura de las circunstancias. Su juego dinámico y de toque fue bloqueado por una escuadra que salió con el cuchillo entre los dientes. Un primer tiempo sin grandes opciones de gol dejó en claro que los sureños necesitaban recurrir a otra estrategia que les permitiera llegar al gol. Y la elección fue una que se aleja de toda táctica profesional.

A menos de media hora para el final, Jara comete una agresión sexual contra Cavani y lo saca del partido. El caudillo sufriente de los charrúas no pudo aguantarse y, tras aplicar una cachetada a su atacante, recibió la cartulina roja. Una vez más la infamia cambió el curso de las cosas. La cancha se inclinó y se vino una marea roja. Al minuto 81, la muralla celeste cayó. El gol de Isla terminó de marcar el rumbo de la historia. Otra expulsión uruguaya en el minuto 90 solo sirvió para darle al resultado más sabor a injusticia. Hoy en calles y canales solo se habla de la infamia de Santiago; veremos si en diez días, como suele ocurrir en el fútbol, un campeonato hace olvidar los dedos de Jara.

El pecado del ‘rey Arturo’

Por Juan Novoa

Lo sucedido el martes por noche con el volante chileno Arturo Vidal deja en evidencia que con el futbolista sudamericano no queda otra que tener mano dura. Ejemplos de excesos tenemos por doquier. Jugadores peruanos que se amanecen, futbolistas chilenos que se divierten, estrellas colombianas que se van de rumba. Todos están cortados por la misma cuerda.

Vidal aprovechó un permiso que le dio el seleccionador sureño Jorge Sampaoli e hizo lo que quiso. Ese tiempo que le dio su DT debía aprovecharlo para estar relajado, sin desgastar fuerzas; pero no, él optó por salir de Santiago para ir a un casino -junto a su esposa- y tomar unos tragos. Lo más grave es que de regreso a la capital chilena condujo bajo los efectos del alcohol su costosísimo Ferrari a gran velocidad perdiendo el control para terminar estrellándose.

El ‘Rey Arturo’ puso en riesgo no solo su integridad, sino también a su mujer y a otros conductores. Por gracia de Dios no se mató y no mató a otros.

No es la primera vez que un técnico le otorga libertad a sus jugadores y estos la desaprovechan. Sucedió con la misma escuadra chilena en 2011 cuando Vidal junto a Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Carlos Carmona y Jorge Valdivia, llegaron con retraso a la concentración y en estado de ebriedad. Esto tras participar del bautismo del hijo del ‘Mago’. El ex entrenador argentino de Chile, Claudio Borghi, y la ANFP decidieron castigar a estos futbolistas con 20 partidos afuera de la selección. Después se redujo la sanción. Y eso es solo una muestra del largo historial de indisciplinas cometidos por jugadores mapochos.

1496517

Pese a que Vidal cometió una falta grave, Jorge Sampaoli, DT de Chile, decidió no excluirlo de la selección pues antepuso el tema deportivo. Es que sin el volante de la Juventus, Chile pierde casi el 50% de su poderío. Total, para el ‘Hombrecito’ todo vale con tal de ganar la Copa América. Horas después, el ‘Rey Arturo’ compareció en una rueda de prensa donde -entre lágrimas- pidió disculpas a todo el mundo por su accionar, quizás olvidando que luego de su accidente se puso atrevido con los carabineros que lo intervinieron.

En lo personal, lo más loable me pareció la labor de los Carabineros que detuvieron al jugador pese a que -junto a Alexis Sánchez- es la gran figura de su selección. Vidal pasó la noche en custodia y llegó al juzgado donde le abrieron un proceso que, de acuerdo, a las leyes chilenas podría hasta llevarlo a prisión por conducir en estado de embriaguez.

Nuestro país no está exento de esos escándalos. Sergio Markarián, ex técnico de la selección peruana, fue muy permisivo con los jugadores. Durante casi todo el proceso eliminatorio para Brasil 2014 optó por no concentrar a sus jugadores. Estos aprovecharon las concesiones del ‘Mago’ para armar encerronas, salir a discotecas, tomar en la calle, etc. Como consecuencia hubo muchas lesiones sospechosas, intoxicaciones que no tenían justificación y un rendimiento físico tan pobre a lo largo del proceso. El técnico charrúa optó por concentrar a su plantel cuando ya estaba jaqueado por la situación, algo que no gustó al grupo, en especial a los llamados ‘extranjeros’.

Me pregunto ¿qué hubiera pasado si algo como lo sucedido con Vidal se habría dado en nuestro medio? ¿Si Farfán, Guerrero o Vargas fueran los protagonistas de un hecho como el sucedido anoche? Quizás la policía y los encargados de seguridad de la FPF habrían hecho hasta lo imposible por ocultar el hecho.

Solo hace unos días, un programa de espectáculo mostró imágenes de cómo nuestros ‘extranjeros’ se divertían en la noche, en los previos a la Copa América. En una de ellas se observa al defensa Carlos Zambrano siendo intervenido por dos policías, no se sabe si para verificar si había tomado o si tenía el permiso para utilizar lunas polarizadas. El ‘León’ no tuvo mejor idea que sacar su teléfono y hacer una llamada sabrá Dios a quién. Lo cierto es que el jugador le pasó el teléfono a uno de los oficiales quien luego dejó ir al jugador. ¿Llamó a un amigo influyente para que la cosa quedara ahí no más?

Chile: ¡ay, qué difícil es ser del primer mundo!

por BRUNO RIVAS

En la inauguración de la Copa América, a pocos minutos del debut de ‘La Roja’, la presidenta Michele Bachelet se mantuvo en silencio. A pesar de que la fiesta daba pie para que la anfitriona se despachara a sus anchas, la mandataria prefirió evitar posibles abucheos. Y es que pese a que el país del sur marca la pauta en Sudamérica en desarrollo económico y social, el descontento social es grande. Las expectativas han crecido y ahora las aspiraciones se van asemejando a las que se experimentan en países del primer mundo. Y ese ánimo también se refleja en los gramados. Por cómo se dan las circunstancias, la selección chilena ahora parece sentirse obligada a jugar como las que están en el Viejo Continente.  

Días antes del inicio de la Copa, en la prensa chilena buscaban explicaciones científicas al tiro al palo que evitó que su selección eliminara a Brasil del Mundial del 2014. A todas luces, el equipo de Jorge Sampaoli había hecho los merecimientos para tumbar al anfitrión y pasar a cuartos de final. Solo un viento traicionero podía explicar la vuelta a casa de un seleccionado que jugaba al estilo del Barcelona multicampeón. Lo justo hubiese sido que se codeara con equipos de despliegue generoso, similares a él. Por eso, este torneo se presenta como la ventana de la consagración. Alzar por primera vez la Copa América será la prueba fehaciente de su nueva realidad.

2132673

Sin embargo, lo expuesto enel debut en el Estadio Nacional de Santiago ha dejado algunas dudas. El equipo que debió atropellar a Ecuador, solo pudo embestir en los primeros quince minutos. Tras ese primer aventón, fue domado por un cuadro que no mostraba un fútbol que se asemejara al de las grandes potencias. El vértigo fue diluyéndose y el trámite se volvió tercermundista. Bachelet empezó a sudar. Los manifestantes encontraban más razones para realizar destrozos.

Pero las leyes no escritas del balompie, una vez más fueron en rescate del anfitrión. Un penal dudoso hizo recordar un poco lo ocurrido en la inauguración del mundial de Brasil. Media hora después, y tras un palo salvador, Bachelet era enfocada por la televisión chilena. Sus aplausos al gol de Vargas mostraban que todavía es posible pensar que la selección está a la altura de las circunstancias. Tras el 2 a 0, igual hubo destrozos; no obstante, ellos demuestran que las expectativas son altas, como las del primer mundo.       

Blog de WordPress.com.

Subir ↑